El Gobierno aprueba el Plan PIVE 8 hasta finales de año aunque con menores ayudas

ImprimirImprimir en PDF

El Ejecutivo ha aprobado hoy la octava edición del Plan PIVE, que contará con un presupuesto de 225 millones de euros hasta finales de año, lo que supone un incremento respecto a los 175 millones que se destinaron a las dos ediciones anteriores, si bien incluye una rebaja de las ayudas en comparación con las versiones anteriores.

Así, el comprador de un automóvil nuevo recibirá 1.500 euros en lugar de los 2.000 que venía recibiendo hasta ahora a cambio de dar de baja uno de más de diez años de antigüedad, con lo que el Gobierno aportará 750 euros y las marcas aportarán los otros 750 euros. Las cuantías serán mayores si se trata de un automóvil de siete plazas adquirido por una familia numerosa, en cuyo caso la ayuda será de 2.250 euros.

En cuanto a las condiciones, se mantienen las novedades que se incorporaron en el Plan PIVE 7, como la obligatoriedad de que el conductor sea titular del vehículo a achatarrar desde al menos un año, así como que el automóvil de más de diez años que se dará de baja haya pasado la ITV.

Este nuevo Plan PIVE será el último de la legislatura, por lo que no se prevén nuevas prórrogas de crédito tal como sucedió con el Plan PIVE 6. Además, tal como señaló días atrás el director general de Industria, Víctor Audera, esta será la última iniciativa de impulso general al parque de vehículos, ya que la demanda interna se está recuperando, por lo que las ayudas se concentrarán ahora en el plan de incentivos para la compra de vehículos comerciales, los PIMA, en los que primará el aspecto ambiental.

Desde ASEMA queremos mostrar nuestra satisfacción por la aprobación de este Plan PIVE 8, que beneficia a todo el sector, incluyendo por supuesto a los talleres mecánicos, y que supone una ayuda fundamental para el rejuvenecimiento del parque móvil, algo que afecta directamente a la seguridad vial.

Sense definir