ASEMA aconseja recuperar la “cultura del mantenimiento responsable” para garantizar la seguridad vial.

ImprimirImprimir en PDF

Los elementos del vehículo que deben revisarse antes de los desplazamientos estivales.

En plena campaña de verano, ASEMA, Asociación que agrupa a los empresarios de automoción de Baleares  recuerda la importancia de iniciar los desplazamientos vacacionales con el vehículo en las mejores condiciones.
 

  • Las visitas al taller para mantener el vehículo se han reducido con la crisis entre un 20 y un 25 por ciento a nivel nacional.
  • El 40 por ciento de los usuarios retrasan los mantenimientos periódicos de los automóviles.
  • Las ITV detectaron en 2011 seis millones de defectos leves y trece millones de defectos graves en las inspecciones obligatorias.
  • Un 20 por ciento de los vehículos obligados a pasar la ITV no lo hace.

Como consecuencia: tenemos un parque en malas condiciones lo que constituye un riesgo importante para la seguridad vial.

¿Qué pasa si no se mantienen adecuadamente los vehículos?

  • El riesgo de accidentes aumenta.
  • Las reparaciones se encarecen (un 16 por ciento según la consultora GIPA).
  • Los coches contaminan más.

COMPONENTES A REVISAR ANTES DE LOS DESPLAZAMIENTOS ESTIVALES:

TRIÁNGULO DE LA SEGURIDAD:

  • NEUMÁTICOS: Comprobar que el dibujo tenga al menos 1,6 milímetros de profundidad y verificar la presión recomendada por el fabricante. Los neumáticos deben estar en perfectas condiciones para dar estabilidad al vehículo sobre cualquier terreno.
  • AMORTIGUADORES: El deterioro de la amortiguación (apenas apreciable para el conductor que conduce siempre el mismo coche) afecta el agarre del vehículo a la carretera, la capacidad de frenada, y su estabilidad. Por lo tanto es de vital importancia circular con los amortiguadores en buen estado. Por lo que una revisión es conveniente, si el vehículo supera los 60.000 Km.
  • FRENOS: Comprobar el depósito del líquido de frenos y verificar su nivel. Es necesario sustituirlo cada dos años. Solicita al taller comprobar la potencia de frenada y la revisión de pastillas y discos. Igualmente es conveniente revisar todo el circuito de frenos.

ILUMINACIÓN Y VISIBILIDAD

  • LUCES: Es fundamental tener las luces a punto, tanto las delanteras como las traseras. En verano permanecen encendidas menos tiempo (hay más horas de luz), pero las buenas condiciones climáticas nos hacen movernos más por las noches, muchas veces por carreteras rurales o de playa, de doble sentido, con el riesgo de deslumbramientos y posibles accidentes. Es conveniente realizar reglajes en el taller por el profesional.
  • LÍQUIDO DE LIMPIAPARABRISAS: Comprobar que el depósito tiene liquido suficiente. Si no es así, habrá que rellenarlo con un producto adecuado (que contenga algo de detergente especial para ese uso). El polvo, el polen, los restos de hojas de árboles, excrementos de pájaros, se pegan en los parabrisas con mucha facilidad y  son complicados de limpiar.
  • ESCOBILLAS: Aunque pensemos que no se utilizan tanto como en otros momentos del año (sobre todo en el centro y en el sur), es muy importante mantenerlas en perfecto estado para evitar sorpresas. El calor es su principal enemigo.

LUCHAR CONTRA EL CALOR

  • REFRIGERANTE: Hay que sustituirlo periódicamente (Ver libro de mantenimiento del  coche o confiar en un profesional), ya que de lo contrario pierde su capacidad refrigerante y puede crear problemas de sobrecalentamiento del motor. 
  • AIRE ACONDICIONADO/CLIMATIZACIÓN: El aire acondicionado es un elemento importante en la seguridad vial, sobre todo en zonas de clima cálido, donde la temperatura del habitáculo puede superar en ocasiones los 50 grados centígrados. Según estudios realizados por laboratorios especializados, la percepción sensorial al volante y la capacidad de asociación y reacción del conductor disminuyen un 20 % cuando la temperatura pasa de 25 a 35 grados centígrados. Estos valores son equivalentes a conducir con una tasa de alcohol en sangre de 0,5 miligramos.
  • FILTROS DE HABITÁCULO: Importante reponerlos antes de que se colmaten. Son una excelente barrera para polvo y polen. Lo agradecen sobre todo las personas  alérgicas.

OTROS COMPONENTES

  • CORREA DE DISTRIBUCIÓN: Es un elemento vital en el motor. Hay reemplazarla  cuando se cumpla el tiempo o el kilometraje especificado por el fabricante, lo que ocurra primero. Si se rompe, la avería puede costar varios miles de euros.
  • ACEITE MOTOR: También es necesario comprobar (con el motor frío) el nivel con la varilla que indica la cantidad de aceite que contiene el motor o consultando el cuadro de información en el panel del salpicadero, en el caso de los vehículos más modernos. Igualmente habrá que conocer la fecha y Km. realizados y sustituirlo si se encuentra fuera de estos parámetros, ya que el lubricante pierde propiedades y puede dañar el motor
  •  
  • BATERÍA: La batería es la encargada de poner en marcha el motor y las bajas temperaturas aumentan la posibilidad de descarga. A partir del tercer año es conveniente comprobar su capacidad y voltaje en reposo. Ya que es posible que haya que sustituirla.
  • SISTEMAS DE ESCAPE DE GASES: Entre todos debemos cuidar el medio ambiente. Es importante controlar las emisiones del motor a la atmósfera. Su exceso suele ser causa habitual de rechazo en la ITV y también constituye un motivo de sanción cuando se circula por las carreteras o por las calles de las ciudades.

     

 

Sense definir